Blogia
Hoy es siempre todavía

La epilepsia, una posible causa del autismo

La epilepsia, una posible causa del autismo

Si el pasado mes de enero salía a la luz la relación de un gen con el desarrollo del autismo, la edición de hoy del diario "El País" revela que un grupo de investigadores de la Unidad de Neuropediatría del Hospital del Mar de Barcelona ha encontrado evidencias de que la epilepsia puede ser un síntoma clave en el autismo, al confirmar que entre el 20% y el 65% de los niños autistas presentan ataques de epilepsia con convulsiones, porcentaje que en el caso de la población general disminuye hasta el 2%.

Los resultados obtenidos en su estudio muestran que las crisis epilépticas no sólo afectan a las neuronas del movimiento (que se asocian a las identificables convulsiones motoras), sino que también ocurren episodios en otras zonas del cerebro implicadas en los síntomas que manifiestan los enfermos autistas, tales como la falta de comunicación, de interacción social y las conductas repetitivas.

Los signos más visibles de estos episodios epilépticos consisten en pequeñas crisis que los niños autistas expresan de diferentes maneras (cerrando los ojos con frecuencia y con fuerza, levantando un brazo sin razón aparente o con microausencias).

En el estudio han participado 86 niños autistas puros, en los que se ha podido ver que, tuviesen o no epilepsia con convulsiones, presentaban una intensa actividad epileptiforme en zonas del cerebro más profundas, relacionadas con la comunicación, el lenguaje, las emociones, la socialización y la personalidad, precisamente las habilidades cognitivas afec-tadas en los autistas.

El estudio también ha permitido detectar diferencias entre los autistas puros y los niños con síndrome de Asperger, que sí conservan el lenguaje. Estos últimos tan sólo presentaban descargas eléctricas anómalas en uno de los hemisferios cerebrales, el derecho, mientras que el lenguaje se concentra en el izquierdo, mientras que en los niños autistas puros, esta actividad anómala afecta a los dos hemisferios.

Actualmente, el autismo no tiene tratamiento. No obstante, se pueden tratar algunos síntomas, entre ellos la epilepsia, con antiepilépticos. Los resultados de este estudio indican que los fármacos para tratar la epilepsia podrían contribuir a tratar el autismo, pues en los niños autistas que toman antiepilépticos no sólo se logra inhibir la actividad epiléptica, sino que también se observan mejoras conductuales.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres