Blogia
Hoy es siempre todavía

Chapeau Samuel. Chapeau España

Chapeau Samuel. Chapeau España

¡Ya tenemos la primera medalla, y es de oro, en Pekín! El asturiano Samuel Sánchez ha culminado el impresionante trabajo de todo un equipo, de toda una selección, y ha cruzado en primer lugar la meta en un disputado sprint con el italiano Davide Rebellin y el suizo Cancellara, que demarró con fuerza del grupo principal de perseguidores.

Hay que reconocer la categoría de los cinco ciclistas españoles, que lo han ganado todo. Hay ver cómo se sacrifican por el bien del equipo. Cada uno tiene su papel y lo cumplen a la perfección, y si toca trabajar, se trabaja, aunque uno sea campeón del mundo, ganador del Tour, ganador del Giro o ganador de todas las clásicas habidas y por haber. Y algo tendrá que ver también en esto el seleccionador, Paco Antequera. Y también todos esos gregarios, todos esos ciclistas, que son los que con su trabajo permitan que los grandes corredores culminen el trabajo y consigan las victorias.

En la fase decisiva de la prueba las marcas parecían claras: Samuel con Rebellin y Alejandro con Bettini. El problema es que no corren solos españoles e italianos. Hay mucha gente y todos quieren hacer su carrera, e intentan aprovechar la más mínima oportunidad.

A falta de seis kilómetros para el final, parecía que Samuel Sánchez se jugaría el oro con Andy Schleck y Davide Rebellin, un mal compañero de fuga. Kolobnev y Rogers se iban acercando y por momentos se veía que podían cazar al trío de cabeza. Valverde y Bettini iban en un segundo grupo con otros grandes favoritos. De aquí demarró Favian Cancellara en un portentoso ataque, cazando primero a los dos perseguidores y haciendo que el grupete de seis pasara junto por debajo de la pancarta del último kilómetro.

Quedaba la subida final y esos fatídicos 150 metros que antecedían a la meta. Y ahí, en el momento crucial, Samuel Sánchez fue el más fuerte, el más inteligente, el mejor ... y consiguió la medalla de oro por delante de Rebellin (plata) y Cancellara (bronce).

No ha ganado Valverde, pero parece claro que le ha perjudicado ser el máximo favorito. Todo el mundo sabía, hasta Paolo Bettini, que si se llegaba en grupo el sprint sería para él. Pero estoy seguro que Alejandro se alegra tanto como nosotros, como el que más, del triunfo de Samuel, del triunfo de una selección, del triunfo de España. Sincera ha sido su felicitación, y la de Contador, como todo un guiño de complicidad el saludo final entre el murciano y Bettini.

Seguro que a todos se nos han puesto los ojos brillantes viendo a Samuel emocionado en el podio.

Giro, Tour, Olimpiada, ¿podemos soñar con la Vuelta y el Mundial? De momento, no se puede pedir más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres