Blogia
Hoy es siempre todavía

Pobre imagen del Murcia en su retorno al infierno

Pobre imagen del Murcia en su retorno al infierno

Hace dos temporadas, en el inicio de la temporada 2.006/07, el Real Murcia perdió el primer encuentro liguero allá por tierras salmantinas ante un recién ascendido, el Salamanca. Meses más tarde se celebraba el ascenso del club grana a la primera división. El resultado final de ese partido fue 3-2 y el tanto de la victoria charra llegó en los minutos postreros del encuentro.

Ayer tarde, el Murcia comenzó su particular "vuelta al infierno" en Vallecas ante otro recién ascendido, el Rayo Vallecano entrenado por un viejo conocido de la afición grana con tendencia a hacerle la pascua, Pepe Mel. Y volvió a suceder lo mismo, el Murcia terminó perdiendo el encuentro y dando una imagen muy pobre para lo que debiera ser un aspirante al ascenso de categoría. El problema es que nada invita al optimismo y el final puede que no sea tan feliz como hace dos años, tanto por el juego grana como por el ramillete de equipos que van a competir por el ansiado premio: Zaragoza, Real Sociedad, Levante, y otros tantos más.

La revolución en la plantilla grana ha sido brutal. De los catorce jugadores que saltaron al Estadio Teresa Rivero -Elia; Xisco Campos, Mejía, Lillo, Peña; Iván Alonso (Sikora), Guerreiro, De Lucas, Núñez (Aquino); Montoro (Despotovic) y Dialiba- sólo cinco fueron partícipes del descenso. En mi opinión, Clemente (si es el responsable, que creo que sí) ha cambiado nombres (Baiano, Goitom, Pablo García, Gallardo, ...) por hombres, totalmente desconocidos para la mayoría de los aficionados, muy jóvenes y que corren mucho, pero que no juegan casi a nada, en falta porque no encuentran quien los dirija.

El resultado: el primer batacazo. Pienso que era muy importante que el Murcia empezara la temporada dando otra imagen, inspirando confianza y metiendo el miedo en el cuerpo a todos los equipos en la categoría, a la vez que ilusionando a una afición en la que puede cundir el desánimo. Pero el Murcia de Clemente salió a lo de siempre: a amontonar jugadores en el centro del campo y a mandar balones a Iván Alonso para que éste, más solo que la una, se pelee con toda la defensa del Rayo, que no es manca, ni por abajo ni por arriba.

¿Debe el Murcia esperar a que el Rayo Vallecano, un recién ascendido, le meta un gol y esté a punto de meterle algún otro más para entonces sacar toda la artillería? Creo que no. Este equipo está obligado a intentar jugar la pelota, a llevar el control del juego dentro y fuera de la Nueva Condomina, a mandar sobre el campo. El problema es que tal vez no está capacitado para hacerlo. Y es un grave problema.

No va a ser tan fácil el retorno a primera. El calendario que se avecina es bastante difícil y el Murcia va a aclarar muy pronto si peleará por ascender o por quedarse en medio de la tabla, con suerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres