Blogia
Hoy es siempre todavía

Un partido para la historia (¡Felicidades, campeones!)

Un partido para la historia (¡Felicidades, campeones!)

Habrá que guardar esta final olímpica de baloncesto en la retina y en la memoria junto a otros memorables momentos en la historia de la selección española: la plata de Los Ángeles 84, el Mundial de Japón 06, la victoria sobre Estados Unidos en Cali, las victorias sobre las ya desaparecidas Yugoslavia y URSS en algunos Eurobasket, …

¡Menudo partidazo nos ha brindado España este domingo de clausura de Pekin 2.008! Se ha perdido, sí, pero no como en el partido de la fase de grupos, vendiendo tan cara la derrota que las figuras de la NBA no han podido levantar el pie del acelerador ni disfrutar la victoria hasta el último segundo. Incluso el resultado final (107-118) es engañoso y no refleja la diferencia de juego entre ambos combinados.

Quien sabe si en otras circunstancias (un equipo americano ni tan potente ni con esa desconocida mentalidad de grupo, unos árbitros que pitaran esos dichosos “pasos de salida” que se han hecho famosos en los partidos de Estados Unidos, la baja de Calderón) el oro colgaría del cuello de nuestros jugadores pero, en todo caso, se merecen mi admiración y mi reconocimiento.

Aguantar no ya más de un cuarto sino todo el partido al magnífico equipo americano no lo había conseguido nadie hasta hoy. Creo que para ellos era inimaginable que España no le perdiera la cara al encuentro en ningún momento, que dominara el marcador en algunas fases, que siempre estuviera ahí, que se pudiera poner a tan sólo dos puntos (89-91) en el último cuarto, o que a falta de poco más de dos minutos la ventaja fuera de cuatro puntos (104-108).

España ha jugado muy bien, y esa era su única oportunidad. Para ganar, Estados Unidos tenía que jugar un mal partido, y eso no ha ocurrido. De hecho, Chris Paul, Dwyane Wade, LeBron James y Kobe Bryant, por poner un ejemplo, han tenido que mostrar lo mejor de sí mismos para conseguir llevarse el oro.

Es difícil no resaltar la actuación de alguno de nuestros jugadores, y de nuestro seleccionador, Aíto, que sí que se dejó alguna carta escondida en nuestro primer duelo con los americanos. Juan Carlos Navarro ha mostrado el nivel que todos esperábamos de él, Rudy Fernández se ha marcado algún que otro triple estratosférico y ha dejado bien a las claras que brillará en la liga de los que hoy han sido sus adversarios. Muy bien Carlos Jiménez (una pena que deje la selección), genial Felipe Reyes en la zona enemiga, sorprendente Ricky (da gusto ver jugar con esa facilidad a un jugador de su edad, llegará muy lejos, no cabe la menor duda). Bien los Gasol (mejor Pau, que ha terminado el campeonato como máximo anotador al igual que en Atenas). Y funcionando a su máximo nivel el resto: Garbajosa, Raúl López, Mumbrú y Berni Rodríguez.

A nadie le gusta perder, pero hacerlo de esta manera deja bien a las claras que nos encontramos ante la mejor generación baloncestística de toda la historia. En el escaso margen de dos años nos han hecho vibrar en tres campeonatos distintos, hemos disfrutado de tres finales. Hemos conseguido el primer Mundial de la historia, la segunda medalla de plata en unos Juegos Olímpicos y la sexta medalla de plata en un Europeo (en un partido que no se debió perder).

Los nombres de Pau Gasol, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes Pívot, Carlos Jiménez, Raúl López, Berni Rodríguez, Marc Gasol, Álex Mumbrú y Jorge Garbajosa, así como de Aíto García Reneses, Joaquim Costa y Juan Antonio Orenga ya han entrado al imaginario “Hall of fame” del deporte español.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres