Blogia
Hoy es siempre todavía

Londres (IV)

Londres (IV)

Tras nuestra "ruta del 15" llegamos a Picadilly Circus, centro neurálgico para los visitantes y lugar poco elegante para los londinenses, precisamente por el tráfico, el ruido ... y los muchos turistas que la transitan.

Image and video hosting by TinyPic

Mientras localizaba nuestro próximo destino, May aprovechó para hacerme la foto de rigor junto a la Eestatua de Eros, que en realidad representa al Ángel de la Caridad Cristiana y no al dios griego del amor, erigida en 1893 en recuerdo a Antohony Cooper, séptimo conde de Shaftesbury.

Image and video hosting by TinyPic

Un mes antes de nuestra partida habíamos decidido asistir a un musical en Londres. Era difícil elegir entre tantos y tan buenos que se representan día a día en la capital londinense. Al final nos decantamos por MAMMA MIA! y reservamos nuestras entradas por internet. A priori eran excelentes, segunda fila y bien centradas, aunque alguna compañera de trabajo sembró ciertas dudas sobre la posibilidad de no divisar todo el escenario...

Image and video hosting by TinyPic

 

Nos acercamos al Prince of Wales Theatre ... y en la taquilla nos estaban esperando nuestras entradas.

Image and video hosting by TinyPic 

Teníamos algo más de media hora para pasear por los alrededores de Picadilly Circus. Llegamos a Leicester Square, tras contemplar el majestuoso London Trocadero. De camino al Soho tuvimos ocasión de visitar Chinatown, y de sorprendernos con su pecular manera de anunciar su suculenta oferta gastronómica. 

Image and video hosting by TinyPic

Tras el paseo nos dirigimos al teatro. Había que localizar las localidades y descansar un poco. El cansancio iba apareciendo y una buena ducha hubiera venido de maravilla (no te digo nada descansar algo en el hotel). Pero los viajes son así... Pronto desaparecieron nuestros temores. Las entradas no eran excelentes como suponíamos, eran aún mejores, pues delante no teníamos ni butacas. En su lugar se encontraba el lugar desde donde el director musical dirigía a todos los músicos del espectáculo.

Image and video hosting by TinyPic

Hay que reconocer que, aunque no soy un gran admirador de los musicales, mereció y mucho la pena. La producción es espectacular, el trabajo de los actores fantástico, la música suena genial y las canciones de Abba son tan conocidas que terminas tatareándolas todas una tras otra. ¡Fue increíble! No había una localidad libre, con personas de todas las edades que terminaron cantando y bailando. La línea de la historia, los actores, las voces, todo fue genial.

Image and video hosting by TinyPic

 Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic  

 Dejamos como recuerdo la entrada del musical, autografiada por el director de escena (ya que lo tuvimos delante toda la representación no quisimos perder la ocasión).

Image and video hosting by TinyPic

Cuando salimos del teatro eran casi las once de la noche, hora local. La comida en aquel agradable restaurante ya era historia. Todavía tuvimos ocasión de visitar el Soho antes de tomar algo y regresar al hotel de nuevo en autobús. Tras desandar el camino emprendido a primera hora llegamos al hotel cerca de la medianoche. Había sido un intenso día, pero muy bien aprovechado. El balance era positivo pero agotador. Tocaba descansar. Se avecinaba un nuevo día ... igual de intenso y de agotador. Pero eso será otra historia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Valentín -

Mamma mia, si ho habeis parado, jejeje

S2
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres