Blogia
Hoy es siempre todavía

El Murcia mereció ganar un mal partido y lo perdió

El Murcia mereció ganar un mal partido y lo perdió

Lo peor, como vulgarmente se dice, es la cara de tonto que se te queda. En condiciones normales, nadie se extrañaría de que el Villarreal ganara en la Nueva Condomina ... nadie que no haya visto el partido de esta noche. Desde luego, es la mejor demostración de lo que se conoce como "ley del mínimo esfuerzo". Un desdibujado Villarreal, con jugadores impor-tantes en el banquillo pensando en su compromiso de la próxima semana en UEFA, se ha llevado los tres puntos sin despeinarse, marcando un gol en fuera de juego en el minuto 93 en uno de los poquísimos desajustes defensivos de los granas (sólo un par de faltas de entendimiento entre Notario y el "debutante" Cuadrado), pero vaya despiste más inoportuno, como el del día del Levante que sirvió para perder otro puntito que podría hacer mucha falta, si el Murcia es capaz de levantar la rodilla y seguir peleando por la permanencia.

Empezó bien el Murcia, eléctrico, desbordando por banda, con un equipo inicial con seis jugadores de la pasada temporada (Notario, Peña, Cuadrado, Richi, Jofre e Iván Alonso) y los "fichajes de invierno" en el banquillo (Irinei) y en la grada (Kabous). En el minuto 18, Jofre engancha un buen dispara a pase de Goitom que para Diego López y segundos más tarde una perfecta dejada de cabeza de Iván Alonso al jugador sueco le deja solo delante del cancerbero, ya batido, y la manda a las nubes. Pudo ser el primer gol que serenara al Murcia y le permitiera jugar al contragolpe, con pases en profundidad para los extremos y los delanteros granas. Pero este equipo necesita un número de ocasiones cercano al infinito para materializar uno. Y así nos va.

Jofre volvió a probar fortuna desde fuera del área con un chut que salió a corner (30'). No se acertaba en las jugadas de estrategia. Las faltas terminaban en fuera de juego y los lanzamientos de esquina en la defensa rival. El Villarreal no inquietaba a Notario. Sólo cabe resaltar una ocasión de Guille Franco que, tras recibir un buen pase en profundidad, remató alto. Y para terminar la segunda parte, otro remate de Goitom, esta vez de cabeza, que sale rozando el palo.

El Villarreal comenzó fuerte la segunda parte y a punto estuvo de marcar en una buena combinación mal finalizada por Eguren. Minutos más tarde, casi marca un defensa grana en propia puerta. Salió Nihat (17'), aunque estuvo muy desdibujado, tanto como un inoperante Regueiro, que no se parece en nada al extremo desequilibrante del primer tercio de la liga. De Lucas tampoco definió en una buena asistencia, al igual que Guille Franco en una salida poco afortunada de Notario.

En el minuto 32', Goitom tampoco acierta a empujar un balón suelto en el área pequeña. Dos minutos más tarde la afición murcianista reclamaría un penalty sobre el mismo jugador, que no sancionó el colegiado. Salió Pires, pero los dos equipos parecían conformarse con el empate, que hubiera sido el primero del Villarreal en once partidos fuera de casa (había ganado cinco y había perdido igual número). Y en el minuto 93, faltando uno para consumirse los cuatro de prolongación, fallo de marcaje y Guille Franco, en claro fuera de juego, bate a Notario.

Ante el Levante, aunque el árbitro cometió varios errores que perjudicaron al Murcia, su derrota fue más que merecida. Bien distinta es la situación de esta noche. Si los tres o, como mínimo, un punto no se quedaron en casa fue gracias a la determinante actuación de Velasco Carballo. Ya lo dice el refrán: "A perro flaco ..."

Lástima que ese fallo defensivo y la falta de acierto hayan empañado un partido serio, sin grandes alardes, pero que el Murcia mereció ganar y perdió ... como casi siempre últimamente. No queda otra: a morir a Almería y a traerse los tres puntos. No vamos a tirar la toalla tan pronto. Ánimo al equipo y a la sufrida afición.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres