Blogia
Hoy es siempre todavía

Real Murcia

Se acaba (¡por fin!) el año del centenario

Se acaba (¡por fin!) el año del centenario

Termina este larguísimo y penoso año del centenario para el Real Murcia. ¡Qué malas son las celebraciones para este equipo! Se perdió el último partido en la “vieja Condomina”, se perdió el primer partido en la “nueva” y, lo que es más triste, empezamos el año con aspiraciones de permanecer en primera división y con un “ejemplo de club” y lo terminamos a las puertas de la segunda división B y con el cartel de “cerrado por derribo”.

Si en el plano institucional los últimos acontecimientos merecen comentario aparte, con la “espantada” del “otrora salvador”, en el plano deportivo la marcha del equipo ha sido lamentable. No sólo por el hecho de pasar tres entrenadores por su banquillo, sino porque de un total de cuarenta partidos oficiales disputados tanto en Liga como en Copa el equipo sólo ha sido capaz de ganar seis.

Y eso que comenzó el año con una victoria por 2-0 ante Osasuna, colocándose noveno en la clasificación de primera división. Pero ese triunfo fue un espejismo. Fuimos testigos de excepción del siguiente partido del Murcia ante el Barcelona en el Nou Camp y ahí empezó la debacle.

Desde luego, no me considero “gafe” ni culpable de la situación actual: yo no aguanté a Lucas Alcaraz más tiempo del debido, negando al equipo las pocas posibilidades de recuperación; yo no fiché a Javier Clemente, ni lo mantuve tras el descenso; yo no planifiqué esta temporada, ni di la baja a jugadores que podrían estar rindiendo ni fiché a otros tantos que no han demostrado nada, ni lo demostrarán; yo no he tardado otra vez más de la cuenta en destituir a Clemente, cuando la dinámica conducía inexorablemente a otro descenso; yo no he abandonado el barco en plena travesía, dejándolo a merced de la tempestad.

Sólo soy un aficionado más que ha sufrido con indignación semana a semana cómo el equipo  ganaba la friolera de dos partidos y empataba otros dos, o lo que es lo mismo, cómo perdía los 17 restantes jugados en la primera mitad del año. Y que ha comprobado cómo en la actual campaña en Segunda, el equipo ha ganado tres partidos, empatando otros cuatro y perdiendo los otros nueve.

Para que quede más claro, por si no he sabido expresar con claridad la situación vivida por el Murcia en este 2.008 que ahora acaba: en liga, ha ganado 5 partidos, ha empatado 6 y ha perdido 27, con 36 goles marcados y 70 encajados. Como complemento, en copa eliminó al Xerez (por penaltis) para acabar su singladura frente al Racing de Santander (tal vez en uno de los partidos más dignos).

Y la situación actual no es nada halagüeña. A siete puntos de la salvación aunque el equipo haya disputado un partido menos porque varios jugadores se intoxicaron en la cena de despedida a Clemente (no se podía esperar otra cosa). Incluso si se ganara al Celta seguirían siendo cuatro puntos de desventaja. A falta de cuatro partidos para que finalice la primera vuelta (más el que se tendrá que disputar tras su aplazamiento) ya no se puede esperar más para la reacción. Y para poner una nota positiva, alabar el nombramiento como nuevo técnico de José Miguel Campos, hasta este momento técnico del equipo filial. Una cosa tengo clara, seguro que siente muchísimo más los colores que su predecesor. Desde aquí le deseo toda la suerte del mundo, porque no va a ser fácil la empresa. Pero lo conseguido hasta ahora con el filial es digno de elogio, no sólo el ascenso, sino la buena temporada del equipo en esa cateogría que, lamentablemente, tendrá que abandonar, si el primer equipo, paradojas de la vida, desciende.

¿Hay cuatro equipos peores que el Murcia para descender? Hasta ahora sólo dos han hecho méritos para conseguir esa etiqueta. Se trata del Sevilla B y del Alicante, próximo rival del Murcia. Es un buen momento para cortar de raíz esa pésima racha de derrotas del Murcia como visitante, pues es difícil recordar cuando fue su última victoria fuera de casa (en Zorrilla, en un rarísimo partido en el que expulsaron unos cuantos jugadores rivales). Pero va a costar trabajo encontrar los otros dos.

¡Ah! Y a ver si aparece algún grupo inversor que se haga cargo de esta ruina de club. Mejor de la ciudad (o de la región) que de Arabia Saudí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

A cuatro puntos de la salvación

A cuatro puntos de la salvación

Ayer el Murcia fue hasta el minuto setenta por delante en el marcador. El gol de Despotovic, de corner, no fue superado por el Zaragoza hasta las postrimerías del encuentro. Y no será por falta de oportunidades. Braulio no dormiría bien anoche, pues marró ocasiones clarísimas ante la portería grana. Otro carrusel de cambios en la alineación inicial (a Clemente sólo le falta probar a Samper de delantero centro). Pero el resultado, el de siempre.

Pecó de ingenuo Aquino con las dos jugadas que motivaron su expulsión. Y salió Oliviera, que no es Braulio, y la armó. Al final, al pobre aficionado murciano que vio el partido por televisión (no digo nada de algún valiente que se plantó en Zaragoza) se le quedó la cara de tonto de costumbre.

No me preocupa que el ascenso esté a cuatro puntos. Empieza a ser muy preocupante que estemos a cuatro puntos de la salvación. ¿Cuándo se acabará el crédito de Clemente? Aunque quien venga y coja esta plantilla tiene trabajo por delante. Falta mucho para el mercado invernal, señores. Y con estos mimbres la cesta no puede ser de muy buena calidad. 

Dos de dos (la vida sigue igual)

Dos de dos (la vida sigue igual)

El primer partido liguero del Murcia en casa no ha hecho sino confirmar los malos presagios del inicio de curso en Vallecas. Se enfrentaban dos ex-primeras y, a pesar del árbitro y su error en el penalty, el equipo grana no jugó como para merecer la victoria.

Se estrenó de inicio la dupla Sikora-Despotovic, que dejó a Iván Alonso en el banquillo (parece que su desencuentro con Clemente es algo más que un rumor). Pero cuando éste apareció en el terreno de juego se encontró tan desasistido como sus compañeros. Y enfrente un equipo con muy poco rodaje, con algún que otro descarte murciano (Samuel y Adrián Martín) pero con cerebro, ese Líbero Parri que tantas vueltas ha dado por esos campos de Dios y que, además de transformar el lanzamiento desde el punto fatídico, repartió el poco juego que se vio en la Nueva Condomina. Y eso es algo de lo que adolece el equipo murciano, que a fuerza de empujar logró crear alguna aislada ocasión de gol como el remate de Núñez al larguero.

Ya estamos a seis puntos del ascenso. Sorprende ver a todo un recién ascendido a la categoría como el Girona comandando la tabla y a nuestro Real Murcia junto a otros dos históricos (Elche y Celta) y Alicante y Córdoba con cero puntos en la clasificación. Queda toda la liga, menos dos jornadas, por delante, pero mucho me da que las alegrías esta temporada van a ser pocas.

Pero lo último que se pierde es la esperanza, como dice el refrán. Veremos si el próximo domingo en San Sebastián cambia algo.

¡Ah! Y el estilo de juego de la selección me gusta, que conste, y comparar su juego con el del Murcia es sencillamente odioso (como suelen ser las comparaciones)

Pobre imagen del Murcia en su retorno al infierno

Pobre imagen del Murcia en su retorno al infierno

Hace dos temporadas, en el inicio de la temporada 2.006/07, el Real Murcia perdió el primer encuentro liguero allá por tierras salmantinas ante un recién ascendido, el Salamanca. Meses más tarde se celebraba el ascenso del club grana a la primera división. El resultado final de ese partido fue 3-2 y el tanto de la victoria charra llegó en los minutos postreros del encuentro.

Ayer tarde, el Murcia comenzó su particular "vuelta al infierno" en Vallecas ante otro recién ascendido, el Rayo Vallecano entrenado por un viejo conocido de la afición grana con tendencia a hacerle la pascua, Pepe Mel. Y volvió a suceder lo mismo, el Murcia terminó perdiendo el encuentro y dando una imagen muy pobre para lo que debiera ser un aspirante al ascenso de categoría. El problema es que nada invita al optimismo y el final puede que no sea tan feliz como hace dos años, tanto por el juego grana como por el ramillete de equipos que van a competir por el ansiado premio: Zaragoza, Real Sociedad, Levante, y otros tantos más.

La revolución en la plantilla grana ha sido brutal. De los catorce jugadores que saltaron al Estadio Teresa Rivero -Elia; Xisco Campos, Mejía, Lillo, Peña; Iván Alonso (Sikora), Guerreiro, De Lucas, Núñez (Aquino); Montoro (Despotovic) y Dialiba- sólo cinco fueron partícipes del descenso. En mi opinión, Clemente (si es el responsable, que creo que sí) ha cambiado nombres (Baiano, Goitom, Pablo García, Gallardo, ...) por hombres, totalmente desconocidos para la mayoría de los aficionados, muy jóvenes y que corren mucho, pero que no juegan casi a nada, en falta porque no encuentran quien los dirija.

El resultado: el primer batacazo. Pienso que era muy importante que el Murcia empezara la temporada dando otra imagen, inspirando confianza y metiendo el miedo en el cuerpo a todos los equipos en la categoría, a la vez que ilusionando a una afición en la que puede cundir el desánimo. Pero el Murcia de Clemente salió a lo de siempre: a amontonar jugadores en el centro del campo y a mandar balones a Iván Alonso para que éste, más solo que la una, se pelee con toda la defensa del Rayo, que no es manca, ni por abajo ni por arriba.

¿Debe el Murcia esperar a que el Rayo Vallecano, un recién ascendido, le meta un gol y esté a punto de meterle algún otro más para entonces sacar toda la artillería? Creo que no. Este equipo está obligado a intentar jugar la pelota, a llevar el control del juego dentro y fuera de la Nueva Condomina, a mandar sobre el campo. El problema es que tal vez no está capacitado para hacerlo. Y es un grave problema.

No va a ser tan fácil el retorno a primera. El calendario que se avecina es bastante difícil y el Murcia va a aclarar muy pronto si peleará por ascender o por quedarse en medio de la tabla, con suerte.

Ya tenemos calendario

Ya tenemos calendario

Y presenta un inicio de competición bastante complicado. Ya puede ir poniéndose a punto el equipo entrenado por Clemente, pues las primeras diez jornadas pueden situar al Murcia en una posición de privilegio o al borde del abismo. El debut será como visitante frente a un recién ascendido pero con galones y con ambiciones, el Rayo Vallecano de un viejo conocido, Pepe Mel. Las siguientes salidas serán a San Sebastián y a Zaragoza, otros dos cocos. Y el primer visitante de la Nueva Condomina será otro recién descendido de primera, el Levante de Pedro León, que esperemos que no vuelva a darnos la puntilla. Después de la visita a Zubieta recibiremos a Las Palmas y después de la visita a la Romareda, dos partidos de rivalidad seguidos en casa frente a Elche y Hércules. Pincha aquí y podrás ver el calendario completo del Real Murcia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Comienza la pretemporada

Comienza la pretemporada

El Real Murcia ha iniciado hoy su preparación para la temporada que se avecina, de nuevo en la segunda división, aunque varios jugadores con contrato en vigor que no entran en los planes de Clemente (Baiano, Gallardo, Movilla, Notario, Richi, Rosinei, …) siguen de vacaciones en espera de salir del club.

Si el año pasado los nombres ilusionaron a la afición en el regreso a primera, los fichajes de este verano, con alguna que otra excepción, son poco conocidos. Lillo -que jugará el europeo sub-19, al igual que Aquino- y Montoro (cedidos por el Valencia), Elía (Osasuna), Xisco Campos (Écija), Núñez (Celta), Cuéllar (Athletic), Despotovic (Rapid de Bucarest)  y Sikora (Dyskobolia). Parece que a Clemente le faltan dos incorporaciones más, entre ellas, la de un central.

No cabe duda de que se trata de una auténtica revolución y de que algunos de los fichajes son claramente apuestas personales del entrenador. Lástima que una de sus peticiones, Cristiano Ronaldo, se escape al presupuesto grana. Esperemos que la apuesta le salga bien y que el retorno a la máxima categoría sea un hecho, aunque no será fácil. Desde luego, a madrugadores no nos ha ganado nadie en la división de plata.

Espejismo

Espejismo

Había que tachar “rayo de esperanza”. Lo del pasado domingo ante el Español fue un espejismo. Esta tarde he vuelto a no ver el partido del Murcia, por lo del gafe, pero ya veo que es algo más profundo. El equipo grana marcó nada más comenzado el encuentro, pero el Depor consiguió al final un parece que merecido triunfo. Aguantó el empate hasta el descanso, pero nada más reanudarse el partido, otros dos goles de Xisco acabaron con las pocas esperanzas granas. Otro partido fuera de casa, como el último ante el Recreativo, que se adelanta en el marcador y termina goleado. Recre y Zaragoza están ahora a siete puntos a falta de ocho jornadas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Espejismo/Rayo de esperanza (táchese lo que no proceda)

Espejismo/Rayo de esperanza (táchese lo que no proceda)

Esta tarde no he visto el partido del Murcia (¿mira que si soy yo el gafe?). Al oir el resultado me he quedado, la verdad, bastante sorprendido, pues confiaba poco en la reacción del equipo. Pero hoy era Domingo de Resurrección y ya sabéis lo que se dice: ..."al tercer partido, resucitó". La soñada perma-nencia sigue a seis puntos, sigo pensando que muy lejos, pero mejor golear tú que te goleen a tí.

Buen debut como titular de Dani Aquino, que espero que tenga continuidad. Buen partido de Iván Alonso, bien acompañado por el resto de jugadores. Espero y deseo que Clemente haya encontrado una línea de trabajo y un equipo que nos permita seguir soñando hasta que las matemáticas nos lo permitan.

Y el próximo domingo, visita a Riazor. Todavía guardo en mi memoria aquel fatídico último encuentro de liga en la que, tras ir prácticamente toda la temporada en puestos de ascenso a primera división, el equipo deportivista nos dejó con la miel en los labios. Está muy bonito eso de ser del "superdepor", pero dejémonos de romanticismos y volvamos a Murcia con tres puntos más en la clasificación. No cabe duda de que es un buen momento para resarcirnos de tiempos pasados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres